Espécimen en extinsión


Por Fernando Qualytel

En  todas las sociedades las mujeres están expuestas al peligro de malos tratos de índole física, sexual y/o psicológica.  

Todavía existe un tipo de hombre violento que tiene asumido un sistema de creencias y mitos sobre su masculinidad. Un individuo de apariencia correcta ante amigos y familiares. Pero es un individuo que todavía tiene dificultad para expresar sus sentimientos por miedo a mostrarse débil ante los demás.


Emocionalmente, se siente aislado y no comunica con nadie sus inseguridades. Siempre racionaliza  su conducta violenta, argumentando la provocación de la mujer o falta de control sobre sus actos. Un tipo de agresor que percibe que su autoestima y su poder se encuentran amenazados, que considera las agresiones hacia las mujeres como algo normal y merecedoras de ese maltrato.

Este individuo maltratador no tiene un comportamiento especial que le identifique. No es un enfermo mental. Sí tiene un afán de dominación, para quien la fuerza y el éxito están por encima de la empatía con su víctima. Siempre pretende la existencia de una persona a la que situar en una supuesta posición de inferioridad,  para establecer con ella una forma de relación basada en la fuerza y la presión psicológica que imponga su voluntad.

Algunos individuos todavía no comprenden que sus explosiones de violencia, en forma de empujones e insultos esconden, detrás de esa apariencia externa autoritaria y violenta, una debilidad interior y una personalidad pobre.

No hay comentarios:

También te puede interesar