¿Es posible la rehabilitación del delincuente drogodependiente?



Por Lucía Bort Lorenzo 

Existen diversas razones por las que sí que es posible la rehabilitación del delincuente drogodependiente. Hay dos opciones, que sea una persona que no delinca, entonces tendrá la posibilidad de realizar un programa de deshabituación de drogodependencias y reinserción social de los que existen fuera de prisión, o que sí que haya delinquido. En este caso podrá realizar los programas que existen con este objetivo dentro de prisión, y una vez salga continuar con el tratamiento fuera (esto según la normativa vigente en España). La persona drogodependiente que delinque tiene un gran abanico de posibilidades que le permiten no entrar en prisión según sus circunstancias.


Que una persona drogodependiente cometa un delito, ya sea a causa de su adicción o a causa del síndrome de abstinencia, no significa que sea un delincuente que realice estas acciones en cualquier circunstancia. Por lo tanto, la prisión no es la solución a su problema, sino que lo que necesita es una terapia que le ayude a no consumir drogas, y una vez haya conseguido esto no cometerá ningún delito porque la razón por la que lo cometía ya no existe. A partir de conseguir esto, se podrá ir normalizando su vida poco a poco. Esto es un proceso largo y costoso, con posibles recaídas, pero no imposible. Por lo tanto, la prisión no es un medio adecuado para que estas personas puedan lograr rehabilitarse.

Además, desde mi punto de vista, existen tres razones por las que hay que prevenir el consumo de drogas, sobre todo de tabaco, alcohol y cannabis. El primero de ellos es que si se evita el consumo de estas drogas aceptadas por la sociedad se evitará el abuso de otro tipo de sustancias. El segundo motivo es que se evitarán enfermedades físicas y se reducirá la posibilidad de padecer trastornos mentales, y en tercer lugar, no se facilitará que la persona pase a consumir otras sustancias como la heroína, la cocaína…etc. Por lo tanto, es un hecho importante prevenir este tipo de conductas, ya que se evitarán otras no favorables en el futuro. Para que la prevención sea posible habrá que trabajar tanto desde el ámbito personal, como desde el ámbito familiar y social, sobre todo desde el ambiente del grupo de amistades, que es donde empiezan los consumos menores que luego evolucionan a problemas mayores.

Hay que destacar también la gran labor que realizan las asociaciones y entidades que trabajan tanto dentro como fuera de prisión, ya que sin ellas no sería posible realizar muchos de los programas que se realizan. Los recursos que subvencionan las entidades públicas son efectivos pero muy escasos y no consiguen dar acogida a todas las personas que lo necesitan. Por lo tanto, sería necesario invertir más en este ámbito, ya que invirtiendo más al final lo que se consigue es reducir el número de delitos que se cometen por estos motivos, y por lo tanto se reduciría también el número de personas que hay en prisión por esto y al final sería un ahorro.


El problema de las drogas ha crecido a lo largo de los años, e igual que la sociedad, se ha ido modernizando, ya que han surgido nuevas drogas sintéticas que han adquirido un gran auge en la actualidad. El consumo de drogas, por tanto, es uno de los problemas actuales a los que se enfrenta nuestra sociedad y es un hecho con el que hay convivir en la actualidad. Que los programas de deshabituación de drogodependencias y rehabilitación social creciesen y acogieran a más personas junto con unos buenos programas de prevención, sería una buena solución para este problema, ya que se evitaría el que muchas personas consumiesen, y por otro lado, las personas que consumiesen podrían ser atendidas de manera adecuada para llegar a un resultado efectivo, hecho positivo para la persona y para la sociedad.

No hay comentarios:

También te puede interesar