El delito de robo

Por Jesús López Leyva. (Sinaloa, México)
Uno de los comportamientos delictivos más frecuentes es el robo, al grado de que actualmente se ha convertido en uno de los fenómenos sociales de mas trascendencia por las repercusiones criminológicas que origina y por la lesión patrimonial que produce.
El término robar proviene del latín "raubare" y del germano "raubon'', que significa "saquear". El robo tal vez sea el delito más antiguo de la humanidad. Desde siempre el hombre ha tenido la tendencia de apoderarse de lo ajeno, con fines de lucro.
La conducta consiste en “apoderarse” de una cosa ajena mueble, "apoderarse" es el verbo típico, es el núcleo rector del delito, que consiste en "cogerla""tomarla" o adquirir la posesión material, transferirla, de quien la tiene en su poder, al poder de quien la roba, transportándola, desplazándola para así, quedándose con ella.
El delito se consuma en el momento mismo en que se produce el apoderamiento de la cosa ajena mueble. El delito es doloso. El autor debe conocer y querer los elementos objetivos del tipo.
Los códigos penales coinciden en que "comete el delito de robo el que se apodera de una cosa ajena mueble, sin derecho y sin consentimiento de la persona que pueda disponer de ella con arreglo a la ley".
En nuestro sistema penal, lo que es el robo, en otras legislaciones como en España, Italia o Argentina, se le denomina "hurto" y el robo es una especie de hurto en esos países cuando se comete con violencia o con la portación de armas".
Para la aplicación de las penas se tiene por consumado el robo desde el momento en que el ladrón se apodera de la cosa robada, aun cuando después la abandone o lo desapoderen de ella. Y se toma en cuenta para la aplicación de las sanciones la cuantía de lo robado y el hecho de que sea delincuente primario o reincidente.
Se agravará la pena en los casos de que el robo se realice estando la víctima en un vehículo particular o de transporte público o cuando se realiza en una oficina recaudadora o en contra de personas que custodien, manejen o transporten valores. Se realice en local comercial abierto al público, o sobre expedientes o documentos que afecten los servicios públicos. Se quebrante la confianza o seguridad derivada de una relación de trabajo u hospitalaria, se robe equipaje o valores a viajeros en cualquier lugar durante el viaje.
También se considera robo calificado con pena agravada cuando se ejerza con violencia contra las personas en lugar cerrado, habitado o destinado para habitación o sus dependencias. Se realice mediante la portación o el uso de armas o cualquier otro objeto que puedan intimidar a la víctima.
Por dos o más personas, de noche o en despoblado o en lugar solitario, se realice en embarcaciones, en caminos o carreteras de jurisdicción estatal y el que se apodere de un vehículo automotor.
Al autor del delito de robo se le ha denominado “ladrón”, amante de lo ajeno, cleptómano. También en sentido peyorativo o en "caló" se le considera "ratero" "caco" "riñón" "jambo" "retintero", "conejo" cuando arrebata con violencia bolsos o joyas a las personas y emprende la huida; "boquetero", cuando realiza un hoyo o un boquete en la pared o en alguna puerta para penetrar al domicilio o a la oficina o local en donde realiza el robo. "Zorrero", cuando el ladrón penetra al domicilio de noche y una vez que se apodera de objetos, cena y deja su marca realizando una necesidad fisiológica en el lugar."Envaisador", "dos de bastos" el sujeto sustrae la cartera del pasivo. "Fardero", el sujeto penetra en lugares comerciales y sustrae en su cuerpo, ropa y otros objetos de venta al público.
Hay que diferenciar el robo del despojo. El robo es sobre bienes muebles y el despojo sobre bienes inmuebles o aguas y el robo con violencia del asalto, ya que el asalto se realiza en lugar solitario o desprotegido con el uso de violencia sobre una persona, con el propósito de causar un mal, obtener un lucro o exigir su asentimiento para cualquier fin.
El robo más común es el robo a casa habitación, ya que los ladrones se han modernizado al grado de utilizar vehículos para trasladar los objetos robados. Otra conducta reiterada es el robo de cables eléctricos o tubería de cobre.
El robo a transeúnte que a diario se da en la ciudad, de día o de noche. Y es tanto el descaro de los ladrones que se atreven a retar a los vecinos, amenazándolos con causarles un mal en caso de denunciarlos.
Algo se tiene que hacer, ya que de acuerdo con las estadísticas, este comportamiento desviado sigue incrementándose, ante la falta de una estrategia adecuada de las autoridades que tienda a controlar este fenómeno, que puede ser enfocado desde un punto dogmático o normativo, pero no puede ser soslayado por la criminalística y la criminología.


No hay comentarios:

También te puede interesar