El Polígrafo

Por Jesús López Leyva. (Sinaloa México)
Uno de los procedimientos que se aplican por el sistema nacional de seguridad publica a los cuerpos policíacos, es el famoso polígrafo o “detector de mentiras”, éste procedimiento también se aplica en otras instituciones y empresas como examen de control de confianza.
Sin embargo el llamado polígrafo ha sido objeto de múltiples críticas, ya que nunca ha habido en la historia un instrumento o técnica para captar en un cien por ciento cuando una persona miente. En los últimos tiempos se le ha dado cierta eficacia con lo cual no estoy de acuerdo.
La palabra polígrafo proviene de las raíces griegas Poli, que significa “Muchos”, y “grafo”, Escritura. Mide y registra los disturbios emocionales que sirven de estimulo, para interpretar las respuestas al estimulo apropiado, para su aplicación se requiere de un perito experimentado.
Debo destacar que en un pueblo de California, el Doctor Leonardo Keeler obtuvo una confesión en un sospechoso por asesinato, después de aplicar el examen del polígrafo en 1937, aplicando ciertas técnicas combinadas en psicología Fisiología y del interrogatorio y utilizando un aparato que es una combinación de tres instrumentos médicos muy conocidos, el Cardio, el esfigmomanómetro, el pneumógrafo y el psicogalvanómetro
Éstos instrumentos miden la presión de la sangre y las pulsaciones, el porcentaje de respiración al inhalar y exhalar y la electricidad de la transpiración del cuerpo cuando se combinan para formar el polígrafo. Simultáneamente registran en una gráfica movible, los cambios ocurridos dentro del sujeto cuando fueron estimulados.
El primer intento de usar un instrumento científico para descubrir la mentira, fue efectuado por el criminólogo italiano Cesar Lombroso en 1895, cuando a los sospechosos interrogados les tomaba la presión de la sangre y las pulsaciones simultáneamente. Años después, otros científicos realizaron investigaciones en los cambios respiratorios como indicadores que dieron como resultados junto con otros experimentos la formación del actual polígrafo, utilizando los tres instrumentos antes mencionados simultáneamente.
Actualmente este procedimiento se aplica en casi todos los países del mundo. En estudios psicológicos, en negocios industriales o investigaciones criminales mediante esta técnica se pueden percatar de procesos corporales que acompañan a la emoción, se pueden sentir las palpitaciones del corazón, resequedad de la boca, una obstrucción de la garganta, una sensación de hundimiento en el estomago, una contracción de los intestinos.
En cuanto al sistema circulatorio, dice que cuando se miente, el corazón late mas rápidamente, aumenta la presión sanguínea y el pulso, los pulmones se agrandan para recibir mas aire. La temperatura de la piel sube y baja varios grados, el sudor rota por todo el cuerpo, particularmente en las manos las pupilas se dilatan, y tiemblan ciertos músculos. Pero el polígrafo no resuelve todo y no reemplaza la investigación pero en algo puede ayudar en el interrogatorio.
Mentir es “Decir algo que no es verdad, con el fin de engañar”. Se sustenta en la teoría que las respuestas fisiológicas de una persona cambian en forma medible cuando miente. En noventa países se utilizan polígrafos computarizados, para determinar la veracidad de un testimonio en proceso de selección de personal destinado a ocupar puestos de importancia en el ámbito de investigación del delito en la seguridad publica, en la seguridad privada, escoltas de políticos importantes, choferes de trasportes de valores, uso de armas de fuego, manejo de información confidencial.
Sin embargo a mi juicio como ya dije no es del cien por ciento confiable, ya que una persona nerviosa difícilmente podrá pasar esa prueba al verse conectado con tantos aparatos y al “síndrome de la bata blanca” que utilizan algunos técnicos en su aplicación y en la medicina. en contraposición al psicópata y al sociópata que fríamente y de una manera calculadora responde al interrogatorio sin ningún temor y fácilmente pasa la prueba.
Es por eso que no debe tomarse como base fundamental la prueba del polígrafo para descartar a las personas que por disposición de la ley tienen que someterse al examen de control de confianza. Más bien me inclino por la técnica del interrogatorio.
Y al lenguaje corporal del activo que científicamente se le llama “Kinésica” , que sirve para identificar la mentira o falsedad, basada en síntomas físicos, síntomas mentales, síntomas emocionales y se caracteriza en movimientos corporales y en los gestos de las personas , en el cuestionamiento del interrogatorio por ser mas confiable y no viola derechos humanos como en cierta manera lo hacen los que aplican el polígrafo que lo toman como obligatorio en las corporaciones policíacas.
Siendo que nada aporta y para que pueda tener alguna importancia en las pruebas de control y confianza y de permanencia deben llevarse a cabo por peritos especializados de la procuraduría general de la república.
En conclusión estoy en total desacuerdo con el llamado “POLIGRAFO” porque poco aporta para llegar a la verdad y porque viola Derechos Humanos establecidos en tratados internacionales y en la propia constitución general de la república.



No hay comentarios:

También te puede interesar