¿Qué hacer cuando un miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad acude a un episodio de violencia de género y el presunto maltratador posee armas?

Por Juan Luis Segado

Si se procede a la detención del presunto maltratador, una de las preguntas obligadas a él o/y a la víctima es si tiene licencia de armas, si caza, si tiene armas contundentes como catanas… si la respuesta es que “sí” se procederá a su incautación.
Según el PROTOCOLO DE ACTUACIÓN DE LAS FUERZAS Y CUERPOS DE SEGURIDAD Y DE COORDINACIÓN CON LOS ÓRGANOS JUDICIALES PARA LA PROTECCIÓN DE LAS VÍCTIMAS DE VIOLENCIA DOMÉSTICA Y DE GÉNERO, aprobado en la reunión del 10-6-04 por la Comisión de Seguimiento de la Implantación de la Orden de Protección de las Víctimas de Violencia Doméstica.
Se extenderá una diligencia de INCAUTACIÓN DE ARMAS cuando se haya procedido a la incautación de las que pudiera estar en posesión el presunto agresor para su puesta a disposición de la Autoridad Judicial.

También se dará cuenta a la Autoridad gubernativa por si hubiere lugar a la revocación de la autorización administrativa al amparo del Reglamento de Armas.

En el caso en que el presunto agresor deba portar armas debido a su puesto de trabajo, bien por pertenecer a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, bien por desarrollar su labor en el ámbito de la Seguridad Privada, se informará al superior jerárquico de aquel, de los hechos en los que se ha visto implicado.

No hay comentarios:

También te puede interesar